Paginas

martes, 13 de octubre de 2015

Reseña: Stand-Off

Nombre: Stand-Off
Autor: Andrew Smith
Año: 2015
Editorial: Simon & Schuster
ISBN: 9781481418294
Serie: Winger (2/2)
Leído en inglés. No disponible en español.
Contiene spoilers del primer libro.

Sinopsis:
Ryan Dean West is back to his boarding school antics in this bitingly funny sequel to Winger, which Publishers Weekly called “alternately hilarious and painful, awkward and enlightening” (Publishers Weekly, starred review).

It’s his last year at Pine Mountain, and Ryan Dean should be focused on his future, but instead, he’s haunted by his past. His rugby coach expects him to fill the roles once played by his lost friend, Joey, as the rugby team’s stand-off and new captain. And somehow he’s stuck rooming with twelve-year-old freshman Sam Abernathy, a cooking whiz with extreme claustrophobia and a serious crush on Annie Altman—aka Ryan Dean’s girlfriend, for now, anyway.

Equally distressing, Ryan Dean’s doodles and drawings don’t offer the relief they used to. He’s convinced N.A.T.E. (the Next Accidental Terrible Experience) is lurking around every corner—and then he runs into Joey’s younger brother Nico, who makes Ryan Dean feel paranoid that he’s avoiding him. Will Ryan Dean ever regain his sanity?
_________________________
Ryan Dean West está de regreso a sus travesuras de internado en esta secuela de Winger.
Es su último año en Pine Mountain, y Ryan Dean debería estar enfocado en su futuro, pero en vez de esto, se siente acechado por su pasado. Su entrenador de rugby espera que ocupe el lugar que pertenecía a su fallecido amigo Joey, la posición de apertura en el juego y el nuevo capitán. Y de alguna manera, su nuevo compañero de cuarto es un chico de 12 años que cursa noveno grado: Sam Abernathy, un obsesionado por la cocina, con claustrofobia extrema y profundamente enamorado de Annie Altman, la novia de Ryan Dean.

Peor aún, los dibujos y cómics de Ryan Dean no le proporcionan el mismo alivio que antes le brindaban, y está convencido de que NATE (la próxima terrible y accidental experiencia) lo acecha en cualquier esquina. Y no solo esto: Ryan Dean se encuentra con Nico, el hermano menor de Joey, y siente el terrible presentimiento de que este lo está evadiendo. ¿Podrá Ryan Dean recobrar algún día su cordura?
Reseña:
Stand-Off retoma algunos meses después del trágico final de Winger, cuando Ryan Dean regresa a Pine Mountain para cursar su último año de preparatoria. Lo que aparentaba ser un año más tranquilo se convierte en una terrible pesadilla al descubrir que le asignaron como compañero de cuarto a un chico de 12 años que cursa noveno grado, igual que Ryan Dean cuatro años atrás. Y como si esto no fuera suficiente, Ryan Dean rara vez duerme con tranquilidad por las terribles pesadillas y los ataques de pánico que lo aquejan desde el asesinato de su mejor amigo, Joey Cosentino.

Ryan Dean es nombrado capitán del equipo de rugby y toma la posición que antes ocupó Joey, y su relación con Annie pasa por uno de sus mejores momentos, pero es imposible ocultar aquellos temores que lo acechan, que no lo dejan dormir ni concentrarse, y que cambiaron bastante su forma de ser al no poder encontrar la tranquilidad en ningún momento.

En la reseña de Winger destaqué que Ryan Dean tenía un sentido del humor muy particular y que se caracterizaba por tener una personalidad un poco inmadura, logrando que no fuera del agrado de todos los lectores, pero en este nuevo libro Ryan Dean ha cambiado rotundamente. Aún conserva gran parte de ese sentido del humor tan peculiar pero con la gran diferencia de que ahora lo demuestra todo de una forma más madura, y obviamente se nota el gran vacío que dejó en su corazón la muerte de Joey.

Lo que más me gusta de los libros de Andrew Smith es que son una montaña rusa de emociones. En cierto momento puedo estar riendo a carcajadas y luego puedo estar al borde de las lágrimas. Sus libros logran manipular mis sentimientos y eso me encanta. Además, toca temas muy sensibles con una sencillez impresionante. No convierte el libro en una pretenciosa novela sobre la ansiedad y la homofobia, sino que añade enseñanzas sobre superar nuestros miedos y aceptar a los demás. 

Pero lo que siempre destaco de estos libros son sus personajes: auténticos, creíbles, entrañables. Y creanme, son pocos los libros en los cuales encuentro personajes tan reales y particulares. Andrew Smith logra darles millones de matices y los caracteriza de una forma genial.

El libro tiene una trama rápida, emotiva, cómica y demasiado entretenida. A pesar de tener 400 páginas, el libro se lee en un abrir y cerrar de ojos. Además, las geniales ilustraciones de Sam Bosna que lo acompañan son un complemento inigualable para el libro.

Por favor, atrévanse a leer los libros de este autor. Si buscan una lectura en inglés no muy complicada, Winger y Stand-Off son una excelente elección. Muchas veces se le da mayor relevancia a autores de literatura juvenil que, desde mi punto de vista, están completamente sobrevalorados. Y otros autores como Andrew Smith cuentan con muchos menos lectores, pero su calidad narrativa es muy buena.

Para resumir, Stand-Off supera su predecesor. Es una novela con unos personajes magníficos y una historia muy particular llena de emociones y reflexiones. Andrew Smith bien puede ser considerado uno de los mejores escritores de literatura juvenil que hay hoy en día: no teme a hablar de temas considerados tabú, con un humor irreverente y unas historias muy originales.

PD: aparentemente se ha confirmado que habrá una tercera novela de Winger y un spin-off centrado en el personaje de Sam Abernathy. Aquí más información.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada